Empleados creativos, empresas innovadoras

empleados creativos

La revolución tecnológica ha dejado claro que, hoy por hoy, la innovación es un elemento clave para sobrevivir en el mundo empresarial. Por eso, desde el Grupo Castilla siempre que podemos insistimos en las ventajas que puede acarrear la implantación de un sistema de HR Analytics o te explicamos cómo las apps móviles pueden ayudarte a ahorrar dinero y tiempo de una manera sencilla, rápida y eficaz. Confiamos en la tecnología, pero no se nos olvida que la verdadera fuerza innovadora de una organización nace de las personas.

Tú, como profesional de Recursos Humanos, seguro que también lo tienes claro. Pero, ¿qué hay del resto de la empresa? ¿Saben que sus ideas son fundamentales para el éxito de la organización en la que trabajan? Ahora que las vacaciones de verano van cayendo en el olvido y los empleados vuelven con las energías renovadas, es un buen momento para plantear a Dirección la necesidad de fomentar la innovación a todos los niveles. ¿No sabes cómo puedes hacerlo? No es difícil, solo tienes que ayudar a los trabajadores a ser más creativos en su día a día. En este artículo te damos algunas ideas para que puedas conseguirlo de una forma original y divertida para todos.

Apunta a tus empleados al gimnasio de la creatividad

Sí, has leído bien. Existe un gimnasio –mental–  al que cualquier persona puede entrar para entrenar su creatividad y fortalecer su pensamiento lateral. No exige matrículas, ni cuotas, ni permanencia… aunque requiere constancia por parte de los alumnos que quieran mejorar, tal y como ocurre con cualquier otro entrenamiento. De este espacio de entrenamiento creativo habla Joaquín Monzó en su libro ‘El gimnasio de la creatividad. El método de las cinco rutinas’, en el que da las claves para reactivar las zonas oxidadas que tenemos en el cerebro y que nos impiden encontrar soluciones a problemas básicos de nuestro día a día.

Para ayudar a tus empleados, puedes leer el libro y organizar una sesión grupal para poner en práctica algunos de sus juegos, retos y acertijos, que además te ayudarán a trabajar en equipo y estrechar lazos entre la plantilla. La idea es que siembres la semilla de la creatividad entre tus trabajadores para que activen su pensamiento lateral y vean las ventajas que esto conlleva. Los resultados son inmediatos y no solo benefician a los empleados, sino a toda la compañía en su conjunto.

Además, lo bueno de este método es que da a cada persona las claves para seguir entrenando su creatividad por sí mismos, en función de sus gustos y aficiones. Así, los amantes de la lectura pueden apuntarse a la rutina de la información escrita, mientras que los más detallistas pueden utilizar la de la observación. En total, el autor desarrolla cinco modelos distintos (la rutina de la comunicación, de la información escrita, de la observación, de romper paradigmas y de reinventarse) que pueden utilizarse individualmente o por separado, y que se adaptan a la personalidad de cada individuo.

Organiza sesiones periódicas de brainstorming

Ahora que has encendido la mecha de la creatividad entre tus trabajadores, tienes que darles la oportunidad de exponer sus ideas para intentar llevarlas a cabo. Una de las mejores maneras de hacerlo es organizar reuniones periódicas para compartir conocimientos sobre un tema concreto. Muchas veces acudimos a empresas en busca de propuestas para mejorar sin darnos cuenta de que, desde dentro, se podrían encontrar ideas mucho mejores. Si no es una práctica habitual en tu empresa, ¡te sorprenderá ver la cantidad de soluciones creativas que tienen para ti tus empleados!

Proporciona nuevas experiencias a tus empleados

Por último, recuerda que ya hemos comentado que, para ser creativos, hay que salir de nuestra zona de confort. Y, para eso, hay que arriesgarse y hacer cosas que no estamos acostumbrados a hacer. Pero, ¿cómo vas a exigirles un esfuerzo de esta magnitud a tus empleados sin al menos facilitarles el proceso de transformación? Desde el departamento de Recursos Humanos puedes animar a tus empleados a vivir nuevas experiencias, tanto dentro como fuera de la empresa. Por un lado, puedes favorecer su autogestión para ver qué áreas le interesan más y acercarles a ellas. Por otro, facilitarles la opción de asistir a eventos, seminarios y actos que les interesen, en los que puedan aprender nuevas cosas que, después, compartan con el resto de compañeros.

¡Estas son solo algunas ideas! Seguro que tú tienes muchas más. Pero, si no estás inspirado, siempre puedes preguntar a tus empleados. ¡Ellos te ayudarán!